“Érase una vez tres gusanos de seda que ignoraban su futuro como mariposas. Sus nombres eran: Pesimista, Realista e Idealista. 

Se les acercaba la hora de su transformación y empezaron a sentir los primeros síntomas…. Su voraz apetito fue desapareciendo, su movilidad menguaba a gran velocidad y, finalmente, sintieron como elcapullo les aislaba del mundo conocido, de la seguridad de lo cotidiano.

En la oscuridad del misterio de su futuro, tuvieron pensamientos distintos:

Pesimista se dijo a sí mismo que estaba viviendo el final de su vida, y en lo más profundo de su sentir, se despidió de los buenos momentos.

Realista se dio ánimos diciéndose que todo aquello sería momentáneo y que, tarde o temprano, todo volvería a la normalidad.

Idealista sintió que, aquello que le estaba ocurriendo, podría ser la oportunidad para que se cumpliese su sueño más preciado: poder volar. Y aprovechó la oscuridad para perfeccionar sus sueños.

Cuando los tres capullos se abrieron, dejaron ver tres realidades iguales y distintas, a la vez…

Pesimista era una bellísima mariposa, pero…. estaba muerta… Había muerto de miedo.

Realista era una hermosísima mariposa, pero…. a pesar de ello, empezó a arrastrarse como cuando era gusano. Con satisfacción, dio las gracias al cielo por haber podido seguir igual.

Idealista, nada más ver la luz del día, buscó sus alas… y al verlas, su corazón rezumó alegría, emprendió el vuelo, y dio las gracias, repartiendo su dicha por todo el bosque.”

Este cuento pertenece al libro  Veintitrés maestros, de corazón. Se puede descargar en Pdf aquí

http://sindamel.files.wordpress.com/2010/02/veintitresmaestrosdecorazon.pdf

Su autor es Carlos Gonzalez Pérez, uno de los españoles que salen en La educación prohibida.

El libro es un ejemplo práctico de cómo podría ser una nueva enseñanza para adolescentes, es fresco y está lleno de recursos con una visión muy desde el coaching personal, altamente recomendable para quien le atraiga el tema.

Has observado en qué personaje te posicionas, con cuál te identificas?

Te das cuenta de que la realidad simplemente ES y luego cada uno la interpreta desde su visión, pasándola por sus propios filtros…

Y cada uno de los personajes vive su propia percepción como la única y verdadera creyéndose en posesión de la verdad.

Así nos ocurre también en nuestras situaciones personales del día a día, nos aferramos tanto a la nuestra creyendo que es la única correcta que a veces hasta nos cuesta la vida…ya sea de forma real o metafórica…

 

Anuncios