Sé que ponerse a definir el amor puede ser una tarea inabarcable…pero precisamente por eso también está al alcance de todo el mundo, porque puede haber tantas definiciones como personas…

Quizá para muchos la palabra está asociada a la posesión, el sufrimiento, los celos e incluso la venganza que puede llegar con el desamor…pero cuando lo definimos así en realidad estamos hablando de miedo disfrazado de amor…me explico.

En el mundo del crecimiento personal todas las teorías nos dicen que sólo existen dos emociones básicas: el miedo y el amor.

Y si nos ponemos a pensar todos los estados de ánimo que se nos ocurran son derivados de estos dos motores iniciales.

Derivados del miedo: el despecho, la rabia, la culpa, el sarcasmo, los celos, la desgana, el ataque, la agresión…

Derivados del amor: el humor, la apertura, la empatía, la entrega, el compartir, la risa, el dejar ir…

Nuestra educación está muy basada en el miedo y nos educan para ser los más capacitados, fuertes e inteligentes pero

¿Qué pasaría si nos educaran para ser los que más aman?

¿Qué tal si empezamos a probar, aunque ya seamos adultos, a ir en esa dirección?

Como ya os decía en el primer post el primer paso para  mí es el amor a uno mismo, veamos un ejemplo con esta canción

Después de conseguido esto podemos ir irradiando ese sentimiento de afecto, inclinación y entrega hacia alguien o algo.

Y si además podemos compartirlo con una pareja en la que sentirnos reflejados, aceptados y acompañados habremos dejado atrás el amor asociado al sufrimiento:

Otro paso podría ser expandir un poco más ese sentimiento hacia todo lo que nos rodea y sentirte conectado con todo lo que existe. Para eso puedo usar mis dos citas favoritas, la versión corta y la poética:

El amor es estar conectado contigo mismo en presencia de todo lo que es.

Peter González

Amor viviente…

Si escuchas la voz del alma,

la vida te orienta por el camino ancho y luminoso.

 

Si ves con los ojos del alma,

la vida te muestra el significado profundo de su existencia.

 

Si manifiestas la esencia del alma,

tu vida se torna bella y transparente.

 

Si vives como alma,

tu vida se convierte en Amor Viviente.

por Beate M. Schweder

Anuncios